Saturday night thriller o el arte de reescribir una contra-historia

Por Nils Julian Santos Quispe

El imaginario que hemos construido del mundo andino ha sido configurado como un espacio dual debido a los estudios de arqueólogos, historiadores, antropólogos y demás actores académicos. Desde un punto de vista semiótico, estos estudios han naturalizado la diversidad sexual como productos cuasidisciplinarios de un mundo propio de occidente, ajeno o inexistente en la praxis de otras historias y realidades como la de nuestros pueblos originarios. Este cúmulo de ideas binarias se instaló en instituciones sociales de nuestro pasado histórico y traspasó la academia para invadir toda actualidad a través de noticieros, periódicos, redes sociales y cuanto medio de comunicación pueda divulgarla. 

Mitos y figuras como Manco Cápac y Mama Ocllo, el sol y la luna, el Inca y la Coya, el Yachayhuasi y el Acllahuasi, han solidificado el binarismo de género en la tradición de nuestra historia ancestral para ofrecernos una visión del mundo ordenada por una naturaleza incuestionable y que podemos encontrar hasta en los libros de texto de la educación básica nacional. Felizmente, tal lectura de nuestro pasado ha sido interpelado y resignificado en los últimos años gracias al esmerado trabajo de artistas como Giuseppe Campuzano (GiuCamp), de quien hoy en día tenemos una de las más icónicas producciones teórico/artísticas que hablan desde lo que podríamos llamar el devenir transexual.

Giuseppe Campuzano, a través de su labor arqueológica de la historia, rescata en el texto Reclamando las historias travestis una normativa local denominada “Ordenanza de indios”, que fue promulgada por Gregorio Gonzáles de Cuenca en el año 1566 y que se identifica como la primera proscripción legal del travestismo en el Perú. En esta ordenanza se expone lo siguiente: “…Y ten si algún indio condujere en hábito de india, o india en hábito de indio, los dichos alcaldes los prendan, y por la primera vez le den cien azotes y los trasquilen públicamente, por la segunda sean atados seis horas a un palo en el tiánguez a vista de todos y por la tercera vez con la información preso lo remitan al corregidor del valle o a los alcaldes ordinarios de la Villa de Santiago de Miraflores para que hagan justicia dellos conforme al derecho…”

GiuCamp realiza una investigación histórica-filosófica de este documento para proponer una relectura que pone en jaque ese imaginario que naturalizó la ancestral binariedad de género de nuestro pasado. Al ir desentramando los mecanismos de la colonización, se revela y desmonta ante los ojos del lector la calcificación de ese pasado heterosexual que sostiene y articula la osamenta de toda nuestra historia, dejando en evidencia que la realidad andina no estaba exclusivamente estructurada bajo una perspectiva binaria del género.

Saturday night thriller y otros escritos contiene un invaluable arsenal de narrativas y autorrepresentaciones organizadas estéticamente por la edición de Miguel López, quien realiza un ordenamiento provisional de la obra de GiuCamp para proveernos de herramientas que despojen nuestros cuerpos históricos de la heteronormatividad que cubre su invisible desnudez. Este libro se configura entonces como un compendio de apuntes narrativos, filosóficos, artísticos y sociales que nos expone la tesis del autor: propiciar la confrontación, no para resolver, sino para exponer la fragilidad de los mitos y figuras que configuran nuestra historia.  

El trabajo de Giuseppe Campuzano se revela como un esfuerzo por transgredir y resignificar, a través de la sodomización, los relatos de que le dan a nuestro pasado una identidad monolítica sobre la que se construye el estado nación, lo infecta y descompone a través de reflexiones, rescates históricos, archivos visuales, fotográficos y ficciones literarias para señalar las desigualdades estructurales que se materializan en el cuerpo travesti. De esta manera, el invaluable trabajo de Giuseppe Campuzano desmonta la parafernalia chauvinista y machista que pretende mantener la historia oficial que no corresponde a la nuestra, tan heterogénea como desigual.

A través de la lectura de este libro, se puede reformular la historia además del cuerpo teórico de la arqueología, la antropología y otros actores académicos. Mediante diversos elementos, este artista evidencia un pasado que busca recomponer el proceso contra-histórico para transgredir, transformar, transitar, transportar y transmutar todos los sentidos de nuestra compleja y difusa identidad nacional.