Los “outsiders” de la música peruana actual (Vol. 1)

Por Nils Julian Santos Quispe

La música es un arte que ha demostrado tener grandes virtudes para el bienestar de la humanidad, quizás porque el oído sea uno de los sentidos de mayor desarrollo desde antes de nacer, quizás porque la vida es movimiento y el movimiento es sonido. Sea cual sea la razón, oír música es uno de los placeres más extendidos en la humanidad, porque, valgan verdades, puede que a algunos no nos guste observar una pintura o disfrutar de largas horas de lectura, pero ¿a quién no le gusta escuchar música?

Laura Amaya, en un artículo para el Instituto Estudios Peruanos (IEP) se pregunta cuál es el espacio que ocupa la música en la vida de los peruanos. La escuchamos en distintas regiones, la bailamos en cada fiesta, puede estar presente a cada hora y hasta podemos recordar algún momento de nuestras vidas al escuchar una determinada canción. Encuestas recientes revelan que la salsa es el género más escuchado por los peruanos (21%), seguida de la cumbia (18%) y el huayno (13%). Aunque con algunas diferencias por región, estos datos parecen repetirse en todo el territorio nacional, la salsa ocupa el primer lugar, probablemente por estar más presente en la escena musical actual. El año 2017, GFK, también, realizó una encuesta sobre las preferencias musicales en el Perú, estas indicaron que la salsa, la cumbia y el huayno ya eran los géneros de indiscutible preferencia, aunque el primer lugar variaba según la región.

Si bien la radio ha sido uno de los mayores difusores musicales durante décadas, la llegada de internet ha democratizado mucho más la elección de lo que escuchamos, ya sea por Spotify o Youtube, nunca como hasta ahora tuvimos al alcance de nuestras manos tamaña biblioteca discográfica a tan solo un clic de distancia. Esta nueva normalidad musical no solo benefició a los melómanos, ávidos de nuevas producciones, sino a la variada producción y fusión musical que, unida al desarrollo tecnológico, nos permite llegar a los oídos de miles de personas en el Perú y el mundo.

Es por eso que hace falta hacerle justicia a esta gran oportunidad, impensable para los amantes de la música en otros tiempos, y nos hemos propuesto hacer un breve recorrido por la basta producción musical de los que no figuran en las encuestas. Esos compositores e intérpretes que desde el silencio, y con profunda dedicación y amor por la música, han hecho eco de sus voces por los medios digitales:

¿Sabías que un peruano es el único que tiene los derechos para reinterpretar la música de Michael Jackson? Nacido en Chorrillos, Tony Succar tuvo que emigrar, junto a su familia, para encontrar un mejor futuro en los Estados Unidos. Hoy es la única persona que tiene los permisos para tocar las canciones más famosas del Rey del pop a ritmo de salsa. 

Ruby Palomino viene desde el centro del Perú para darle nuevo aire a canciones como Cholo soy o Pedazo de Luna, fusión tras fusión, Ruby ha demostrado que el encanto de nuestra música radica en su capacidad sincrética. Ella saltó al estrellato en un programa de televisión nacional y ahora es una de las más reconocidas cantantes que ha logrado fusionar la tradición de la música andina con melodías y ritmos propios del rock y el metal. 

Así también, hip hop, trap, rap y pop angloparlante, son gratamente identificables las influencias musicales de Renata Flores. En marzo de 2018, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer; lanza su primer single en quechua, titulado «Qawachkanchik chay Killallata (Mirando la misma luna), ópera prima de la cantante que demuestra el potencial melódico que ofrece el quechua a la música actual.

Por otro lado, Somontano sorprende por la fragilidad que transmite su voz y las notas musicales en cada una de sus melodías, entre el indie y el bedroom pop. La nostalgia que trasmite este joven artista promete devolvernos a un pasado inclasificable que parece colocarnos en un limbo auditivo para separarnos del presente.

Ni nuevos ni desconocidos, Alejandro y María Laura es un dúo que se ha ganado a pulso un nombre más allá de los que prefieren el indie folk. Han trabajado junto a grandes de la música como Susana Baca o Kevin Johansen y aunque no figuren entre las encuestas, su música ha traspasado fronteras y obtuvieron grandes premios.

De las muchas voces que hablan desde la marginalidad que habita en los cuerpos, Yanna es una propuesta que desde el rap desafía convenciones sociales y musicales, su canción Marcaperu desterritorializa los discursos dominantes en el arte para disputar un espacio con lentas y potentes frases que cuestionan el machismo, el racismo y todas las taras sociales y culturales que arrastramos desde siglos atrás.

Muchas son las voces que hoy en día demuestran la variedad, calidad y frescura que los compositores e intérpretes le dan a nuestra música. Y tú ¿qué escuchas?